Causas de la guerra - Historia

Causas de la guerra - Historia

Causas de la guerra revolucionaria

Por Marc Schulman

Se han escrito volúmenes sobre las causas de la Guerra Revolucionaria Estadounidense. Sin embargo, la causa de la revolución estadounidense fue muy simple. Los estadounidenses querían plenos derechos como ciudadanos británicos. Los británicos se negaron a otorgar plenos derechos a los estadounidenses. Los británicos no consideraban a los que vivían en sus colonias, ya sea en América o en otras colonias, ciudadanos que debían estar representados en el Parlamento británico. El gobierno británico hizo caso omiso de las demandas de los colonos de que se les concedieran sus derechos. Los británicos se centraron, en cambio, en aumentar los ingresos.

Para los británicos, la recaudación de ingresos era primordial. La Guerra Francesa e India, que había sido parte de una Guerra Británica-Francesa más amplia, había sido costosa para los británicos, que se habían visto obligados a enviar unidades del ejército regular a América del Norte. Los británicos consideraban a las colonias como entidades económicas exitosas que podían ayudar a pagar su propia defensa.

Los colonos habrían estado dispuestos a pagar dinero por su defensa. Sin embargo, querían tener voz en la toma de decisiones sobre cuánto y la forma en que serían gravados. Si los británicos hubieran entendido las necesidades de los colonos y hubieran encontrado una manera de dar representación a las colonias en el parlamento británico, es posible que la Guerra Revolucionaria nunca hubiera ocurrido.

En cambio, sin embargo, los británicos ignoraron las demandas estadounidenses. Los británicos consideraban que las demandas estadounidenses eran una afrenta a la Corona. En ocasiones, los británicos se retractarían de sus intentos de imponer impuestos. A menudo, las acciones británicas eran demasiado escasas y demasiado tardías. Los británicos no pudieron acceder a la principal demanda de los colonos. Como resultado, cada enfrentamiento con los británicos desarrolló aún más la identidad estadounidense separada y única. Durante un período de diez años, un gran número de colonos pasaron de considerarse sujetos británicos a considerarse estadounidenses.

Una vez que se definió la identidad de los colonos como estadounidenses, la Guerra Revolucionaria se volvió inevitable. Los primeros disparos contra Concord y Lexington encendieron un infierno que, en ese momento, era inevitable.

.


Causas de la guerra - Historia

Hay muchas causas diferentes para la Segunda Guerra Mundial. Para el militarismo japonés, para la toma de posesión política de Hitler, estas son algunas de las razones de la Segunda Guerra Mundial. El Tratado de Versalles fue un completo y casi total fracaso debido al disgusto de muchas de las potencias aliadas. Aquí tenemos el militarismo japonés. El militarismo japonés se extendió rápidamente por todo Japón, ya que Japón tiene un emperador, pero en este momento los militares tenían más voz que el emperador coronado. A continuación, la toma de posesión política de Hitler, porque todos sabemos que la toma de posesión de Hitler en Alemania contribuyó en gran medida a la guerra.

El fracaso de los esfuerzos de paz

Durante la década de 1920 se intentó lograr una paz estable. El primero fue el establecimiento (1920) de la Sociedad de Naciones como un foro en el que las naciones podían resolver sus disputas. Los poderes de la Liga se limitaron a la persuasión y varios niveles de sanciones morales y económicas que los miembros podían llevar a cabo libremente como lo consideraran oportuno. En la Conferencia de Washington de 1921-2, las principales potencias navales acordaron limitar sus armadas de acuerdo con una proporción fija. La Conferencia de Locarno (1925) produjo un tratado de garantía de la frontera franco-alemana y un acuerdo de arbitraje entre Alemania y Polonia. En el Pacto Kellogg-Briande (1928), 63 países, incluidas todas las Grandes Potencias excepto la URSS, renunciaron a la guerra como instrumento de política nacional y se comprometieron a resolver todas las disputas entre ellos & # 8220 por medios pacíficos & # 8221. Los signatarios habían acordado de antemano para eximir las guerras de & # 8220 autodefensa. & # 8221

El ascenso del fascismo

Uno de los objetivos declarados de los vencedores en la Primera Guerra Mundial había sido & # 8220 hacer del mundo un lugar seguro para la democracia & # 8221, y la Alemania de posguerra adoptó una constitución democrática, al igual que la mayoría de los otros estados restaurados o creados después de la guerra. En la década de 1920, sin embargo, la ola del futuro parecía ser una forma de totalitarismo nacionalista y militarista conocido por su nombre italiano, fascismo. Prometió ministrar a los pueblos & # 8217 con más eficacia que la democracia y se presentó como la única defensa segura contra el comunismo. Benito Mussolini estableció la primera dictadura europea fascista durante el período de entreguerras en Italia en 1922.

Formación de la Coalición del Eje

Adolf Hitler, el líder del partido nacionalsocialista alemán (nazi), predicó un tipo de fascismo racista. Hitler prometió revocar el Tratado de Versalles y asegurar más Lebensraum (& # 8220living space & # 8221) para el pueblo alemán, quien sostuvo que merecen más como miembros de una raza superior. A principios de la década de 1930, la Gran Depresión golpeó a Alemania. Los partidos moderados no pudieron ponerse de acuerdo sobre qué hacer al respecto y un gran número de votantes se volvió hacia los nazis y los comunistas. En 1933, Hitler se convirtió en canciller alemán y, en una serie de movimientos posteriores, se estableció como dictador. Japón no adoptó formalmente el fascismo, pero las fuerzas armadas y la posición poderosa en el gobierno les permitieron imponer un tipo similar de totalitarismo. Como desmanteladores del status quo mundial, los japoneses estaban muy por delante de Hitler. Utilizaron un pequeño enfrentamiento con las tropas chinas cerca de Mukden, también conocido como la crisis de Mukden o Manchuria, en 1931 como pretexto para apoderarse de toda Manchuria, donde proclamaron el estado títere de Manchukuo en 1932. En 1937-8 ocuparon el principales puertos chinos. Tras denunciar las cláusulas de desarme del Tratado de Versalles, crear una nueva fuerza aérea y reintroducir el servicio militar obligatorio, Hitler probó sus nuevas armas del lado de los rebeldes militares de derecha en la guerra civil española (1936-9). Esta empresa lo llevó a colaborar con Mussolini, quien también apoyaba la revuelta española después de haber tomado Etiopía (1935-6) en una pequeña guerra. Los tratados entre Alemania, Italia y Japón en 1936-7 dieron lugar al Eje Roma-Berlín-Tokio. Por ejemplo, Japón y Alemania firmaron el pacto Anti-Comintern en 1936 y luego Italia se unió en 1937. Este pacto denunciaba el comunismo y mostraba su unidad en la materia. A partir de entonces, el Eje se convirtió en el término colectivo para esos países y sus aliados.

Agresión alemana en Europa

Hitler lanzó su propio impulso expansionista con la anexión de Austria en marzo de 1938. El camino estaba despejado: Mussolini lo apoyó y los británicos y franceses, intimidados por el rearme alemán, aceptaron la afirmación de Hitler de que el estatus de Austria era un asunto interno alemán. Estados Unidos había afectado su capacidad para actuar contra la agresión al aprobar una ley de neutralidad que prohibía la asistencia material a todas las partes en conflictos extranjeros. En septiembre de 1938, Hitler amenazó con la guerra para anexar la zona fronteriza occidental de Checoslovaquia, los Sudetes y sus 3.5. millones de alemanes étnicos. El primer ministro británico, Neville Chamberlain, inició conversaciones que culminaron a finales de mes en el Pacto de Múnich, por el cual los checos, bajo el impulso de británicos y franceses, renunciaron a los Sudetes a cambio de la promesa de Hitler de no tomar más territorio checo. Chamberlain creía que había logrado & # 8220 la paz para nuestro tiempo & # 8221, pero la palabra Munich pronto implicaba un apaciguamiento abyecto e inútil. Menos de seis meses después, en marzo de 1939, Hitler se apoderó del resto de Checoslovaquia. Alarmado por esta nueva agresión y por las amenazas de Hitler contra Polonia, el gobierno británico se comprometió a ayudar a ese país si Alemania amenazaba su independencia. Un chiste popular corrió en ese momento: & # 8220Una garantía de que un día mantiene alejado a Hitler & # 8221. Francia ya tenía un tratado de defensa mutua con Polonia. El alejamiento del apaciguamiento puso a la Unión Soviética en primer plano. Joseph Stalin, el dictador soviético, había ofrecido ayuda militar a Checoslovaquia durante la crisis de 1938, pero todas las partes del Acuerdo de Munich lo habían ignorado. Ahora que la guerra amenazaba, ambos bandos lo cortejaron, pero Hitler hizo la oferta más atractiva. Aliada con Gran Bretaña y Francia, la Unión Soviética bien podría haber tenido que luchar, pero lo único que pidió Alemania fue su neutralidad. En Moscú, la noche del 23 de agosto de 1939, se firmó el Pacto Nazi-Soviético. En la parte publicada al día siguiente, Alemania y la Unión Soviética acordaron no ir a la guerra entre sí. Un protocolo secreto le dio a Stalin las manos libres en Finlandia, Estonia, Letonia, el este de Polonia y el este de Rumanía.

La Gran Depresión Mundial

Los costos de llevar a cabo la Primera Guerra Mundial, así como los costos de reconstruir Europa Occidental después de años de lucha, resultaron en enormes deudas por parte de las potencias de Europa Occidental con Estados Unidos. Las enormes reparaciones impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles también aumentaron las deudas. Junto con gobiernos ineficaces en muchos de estos Estados europeos (en particular, la República de Weinmar, la Italia anterior a Mussolini y la Francia socialista) condujeron a una reconstrucción lenta y un crecimiento económico deficiente.

Con el colapso de la Bolsa de Valores de Nueva York el 29 de octubre de 1929, Estados Unidos retiró todos los préstamos externos en los días siguientes. Al no poder pagar estos préstamos, las economías de Occidente colapsaron, comenzando la Gran Depresión.


. voluminosos y escandalosos fraudes contra los indios de Minnesota.

George E.H. Día, 1 de enero de 1862

Una carta escrita por George E. H. Day el 1 de enero de 1862. Day fue un comisionado especial enviado desde Washington, D.C., a Minnesota en 1861 para informar y recomendar sobre la situación entre los indios y los blancos.

Los registros del Interior muestran que advertencias como la de Day se enviaron desde todos los Estados Unidos. Desafortunadamente, eran tan comunes en 1862 que el gobierno no se alarmó más que el padre del niño que gritó: "¡Lobo!"-Carrie Zeman, historiadora autora

Fuente: Papeles de Abraham Lincoln en la Biblioteca del Congreso, División de Manuscritos (Washington DC: American Memory Project 2000-02)

St Anthony Minn. 1 de enero de 1862. Señor Presidente, en agosto pasado fui nombrado Comisionado Especial por el Sr. Dole1 Comm. Asuntos Ind. Con la aprobación del Honorable Sr. Smith Sec Interior a solicitud del Honorable J. R. Doolittle2 Presidente del Senado Com. Asuntos Ind & amp Honorable. C. Aldrich3 Presidente de la Cámara Com. mismo tema durante 100 días solamente. Visité los Chippewas de Mississippi, primero, luego del Lago Superior, celebré 3 consejos con ellos, luego visité a los Winnebagoes y luego los Sioux o Dacotas y mantuve 3 consejos más viajando todos por tierra (casi) alrededor de 1800 millas en mi propio carro conducía mis mulas, a menudo durmiendo en el bosque y generalmente sin compañeros; la distancia entre los lugares de parada era de 20 a 60 millas con frecuencia. En todas partes he sido tratado con cortesía por los actuales funcionarios del gobierno y he correspondido con todas las cortesías y adjunto a la presente una copia de una carta del Hon Sr. Galbraith4 Sioux Agt, para su consideración. He descubierto numerosas violaciones de la ley y muchos fraudes cometidos por agentes anteriores y un superintendente. Creo que puedo establecer fraudes por un monto de 20 a 100 mil dólares y satisfacer a cualquier hombre inteligente razonable de que los indios que he visitado en este estado y Wisconsin han sido defraudados en más de 100 mil dólares en o durante los últimos cuatro años. El Superintendente Mayor Cullen, 5 solo, ha ahorrado, como dicen todos sus amigos, más de 100 mil en cuatro años de un salario de 2 mil al año y todos los Agentes cuyos sueldos son de 15cientos al año se han enriquecido. Los indios están disminuyendo en número y, sin embargo, sus pagos nunca aumentan, pero año tras año también han disminuido para cada persona y en conjunto. Todo el sistema está defectuoso y debe ser revisado o sus hijos rojos, como se llaman a sí mismos, continuarán siendo agraviados e indignados y la justa venganza del cielo continuará derramándose y visitándose sobre esta nación por sus abusos y crueldad hacia el Indio. Deseo más sinceramente ayudar al señor Dole y al honorable señor Smith a revisar y perfeccionar las leyes y reglamentos comerciales y de relaciones sexuales con la cooperación de hombres honestos como el juez Doolittle y otros que deseen que la colocación del gobierno en manos de un hombre honesto sea suficiente. resultar en tratos y transacciones honestos, libres y humanos con los pobres indios defraudados y degradados de nuestras fronteras. Aquí están algunas de las palabras del Jefe Jefe del Lago Superior Chippeways pronunciadas en mi Consejo el 22 de octubre de 1861, por último: `` Le enviamos a nuestro Gran Padre, nuestros más profundos respetos, esperamos que su corazón sea como el Gran espíritu, toda benevolencia ''. & amp que escuchará nuestras solicitudes & quot. En todos mis consejos, los Jefes desean que haga muchas peticiones a su Gran Padre y le cuente los muchos agravios que han sufrido por parte de los agentes del gobierno y especialmente de los comerciantes, la mayor maldición de los indios y la maldición de la nación porque se jactan de que pueden Control Congreso y lo hemos hecho Nuestro Senador Rice6 es un viejo comerciante con dos esposas indias vivas y ha tenido, durante la pasada administración, con la que fue omnipotente, tres antiguos Agentes Indios-Comerciantes designados. Nunca he oído hablar de un comerciante indio honesto, y entonces se entiende que los comerciantes lo apoyan muy generosamente en todos los sentidos. sinvergüenzas y porque no pueden asustarme ni comprarme, cada uno de esos significa haber sido probado sin éxito. Estuve en dos de tus recepciones el verano pasado y deseé verte a solas, pero sabiendo lo abrumado que estabas de cuidados, nunca te llamaron. Si no fuera pobre y no tuviera una familia que mantener, iría a Washington a mi propio costo por amor al país y al indio pobre. Le escribí al Secretario del Interior y al Commr Dole y no deseo que esto se refiera a ellos, pero deseo que se me solicite que pague a cargo del gobierno $ 135, pagaría todo lo que creo que, como se indicó anteriormente, podría ahorrar casi tantos miles. Una sugerencia al Sr. Dole o cualquier curso que elija lo lograría. Los comerciantes y agentes de la India casi, si no del todo, controlaron nuestra delegación en el Congreso, excepto el señor Windom7, a quien considero un hombre honesto que no debe ser sobornado ni asustado; siento como una roca, siento que confiar en un hombre que teme a Dios, tengo el honor de serlo. tu servidor Geo. E. H. Day Commr especial


Causas de la Guerra de los Seis Días

Las causas de la guerra de los seis días (también llamada guerra de 1967) entre Israel y sus vecinos árabes son importantes para comprender las relaciones árabe-israelíes en la actualidad.

Cuando los nacionalistas israelíes declararon el estado de Israel en la antigua Palestina británica en 1948, las naciones vecinas argumentaron que se estableció ilegalmente. Se negaron a reconocerlo. Este estado de tensión desembocó en un conflicto abierto en 1967.

Antecedentes de la Guerra de los Seis Días

Cuando los líderes judíos crearon Israel en 1948, limitaba con cuatro naciones árabes: Egipto, Jordania, Siria y Líbano. La creación de Israel indignó a los ciudadanos árabes, que simpatizaban con los cientos de miles de árabes cristianos y musulmanes que perdieron sus hogares, medios de vida y esperanzas de autodeterminación política. Consideraron a Israel como una potencia colonial europea.

Mientras tanto, los ciudadanos israelíes se sintieron traicionados por las potencias coloniales europeas, que no habían logrado evitar el Holocausto. Los israelíes temían que el pueblo judío no sobreviviría sin la fuerza militar para defenderse. La nueva nación tenía un ejército fuerte para defenderse de sus vecinos árabes.

En 1956, esta desconfianza estalló en la Crisis de Suez, que terminó con un estancamiento entre Egipto e Israel. Las Naciones Unidas enviaron una fuerza de mantenimiento de la paz a solicitud del presidente de Egipto, Nasser, para proteger el Sinaí de otra invasión israelí. Egipto se reservó el derecho de pedir a esta Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas (UNEF) que abandonara el Sinaí en cualquier momento.

El incidente de Samu

La tensión árabe-israelí estaba aumentando en los años anteriores a 1967. En 1964 y 1965, los presidentes y reyes árabes se reunieron en El Cairo, Egipto, para discutir una posible acción militar contra Israel. En 1966, un gobierno militar llegó al poder en Siria, el vecino de Israel al noreste. El presidente Nasser de Egipto, en la frontera sur de Israel, firmó un tratado con Siria acordando enviar ayuda militar si Israel atacaba. Los líderes israelíes miraron estos eventos con sospecha y comenzaron los preparativos para una posible guerra.

En 1965, un grupo de árabes palestinos formó el grupo guerrillero Fatah, para desafiar el control israelí de Palestina. Los ataques clandestinos de Fatah contra Israel provocaron una grave crisis denominada incidente de Samu.

El incidente de Samu comenzó el 11 de noviembre de 1966, cuando una patrulla israelí cerca de la frontera con Jordania encontró una mina terrestre plantada por Fatah que mató a tres soldados. El liderazgo israelí respondió al ataque de Fatah con una rápida incursión militar en pequeña escala en la Ribera Occidental de Jordania el 13 de noviembre. Aproximadamente 600 soldados de las FDI y una docena de tanques cruzaron la frontera hacia la ciudad de Samu, donde dinamitaron algunas docenas de casas y edificios públicos (las estimaciones de los daños varían ampliamente).

El fundamento del liderazgo israelí para el ataque fue que los aldeanos de Samu exigirían que el rey Hussein de Jordania tomara medidas contra Fatah para proteger a los civiles palestinos de nuevas represalias israelíes. Los ciudadanos palestinos enojados de Jordania criticaron duramente al rey Hussein por no protegerlos. Sin embargo, su ira los llevó a apoyar los ataques de Fatah en lugar de oponerse a ellos.

El incidente de Samu provocó una gran ira antiisraelí en los medios árabes. También paralizó las negociaciones secretas de normalización que tienen lugar entre Jordania e Israel. Por tanto, es uno de los incidentes clave que conducen a la Guerra de los Seis Días.

Desencadenantes inmediatos de la Guerra de los Seis Días

En abril de 1967, las guerrillas palestinas con base en Siria lanzaron varios ataques con cohetes contra los puestos avanzados del norte de Israel. Además, una disputa sobre los derechos agrícolas a lo largo de la frontera siria resultó en una serie de escaramuzas israelo-sirias en tierra y en el aire. En abril, Israel movilizó 70.000 tropas de reserva, lo que sugiere que anticipó la guerra. De hecho, el partido de oposición de Israel estaba presionando a los líderes israelíes para que tomaran medidas contra Siria.

En mayo de 1967, Nasser de Egipto tomó tres acciones importantes que llevarían a Israel a realizar un "ataque preventivo". Primero, solicitó que la UNEF se retirara del Sinaí. La ONU cumplió, ya que no tenían derecho a permanecer en suelo egipcio sin el permiso de Egipto.

Nasser luego colocó tropas egipcias en el Sinaí y bloqueó el Estrecho de Tirán, lo que le dio a Israel acceso a las rutas de navegación del Mar Rojo. Por último, el 30 de mayo Nasser firmó un acuerdo militar con Jordania. La distensión no oficial de Jordania con Israel había terminado.

Dentro de Israel, la opinión pública temía que la nación estuviera en peligro de conquista árabe. Sin embargo, documentos históricos muestran que el gobierno de Israel, encabezado por el primer ministro Levi Eshkol y el ministro de Defensa, el general Moshe Dayan, pensó en términos de la política exterior a largo plazo de Israel mientras debatían su próximo movimiento.

El 5 de junio, Israel lanzó un asalto contra Egipto, Siria y Jordania.

Debates sobre las causas de la Guerra de los Seis Días

Algunos historiadores sostienen que las alianzas militares árabes de 1967 hicieron imperativo que Israel tomara una acción militar preventiva. Postulan que el bloqueo del Estrecho de Tirán fue un acto beligerante que requirió una respuesta beligerante.

Otros historiadores no están de acuerdo. Argumentan que Egipto, Siria y Jordania movilizaron sus fuerzas armadas en respuesta a la movilización israelí y que no tenían la intención de provocar una guerra para la que estaban mal preparados.

Lo que es innegable es que ambas partes querían hacer una demostración de fuerza. Su maniobra resultó en una guerra con consecuencias a largo plazo para todos los involucrados.


Estados pro esclavitud y Estados libres

A medida que Estados Unidos comenzó a expandirse, primero con las tierras ganadas con la Compra de Luisiana y luego con la Guerra Mexicana, surgió la pregunta de si los nuevos estados serían estados pro esclavitud o estados libres. Se intentó garantizar que se admitiera en la Unión el mismo número de Estados libres y Estados pro esclavitud, pero con el tiempo esto resultó difícil.

El Compromiso de Missouri se aprobó en 1820. Esto estableció una regla que prohibía la esclavitud en los estados de la antigua Compra de Luisiana al norte de la latitud de 36 grados 30 minutos, con la excepción de Missouri.

Durante la Guerra de México, comenzó el debate sobre lo que sucedería con los nuevos territorios que Estados Unidos esperaba obtener con la victoria. David Wilmot propuso el Wilmot Proviso en 1846, que prohibiría la esclavitud en las nuevas tierras. Esto fue derribado en medio de mucho debate.

El Compromiso de 1850 fue creado por Henry Clay y otros para tratar el equilibrio entre los estados pro esclavitud y los estados libres. Fue diseñado para proteger los intereses del norte y del sur. Cuando California fue admitida como estado libre, una de las disposiciones fue la Ley de esclavos fugitivos. Esto responsabilizó a los individuos de albergar a personas esclavizadas que buscaban la libertad, incluso si estaban ubicadas en estados libres.

La Ley Kansas-Nebraska de 1854 fue otro tema que aumentó aún más las tensiones. Creó dos nuevos territorios que permitirían a los estados usar la soberanía popular para determinar si serían estados libres o estados pro esclavitud. El verdadero problema ocurrió en Kansas, donde los habitantes de Misuri pro esclavitud, llamados "rufianes fronterizos", comenzaron a llegar al estado en un intento de forzarlo hacia la esclavitud.

Los problemas llegaron a un punto crítico con un violento enfrentamiento en Lawrence, Kansas. Esto hizo que se conociera como "Kansas sangrante". La pelea incluso estalló en el piso del Senado cuando el senador de Carolina del Sur, Charles Sumner, de Massachusetts, fue golpeado en la cabeza por el senador de Carolina del Sur, Preston Brooks.


Historia guiada

La Primera Guerra Mundial dejó una Europa económica, política, física y emocionalmente dividida y devastada. Inglaterra, Francia, la Unión Soviética, Japón, Alemania y otros países habían enfrentado innumerables bajas y estaban exhaustos. El Tratado de Versalles de 1919 se creó para resolver la destrucción que había dejado Europa. Alemania y sus aliados recibieron ramificaciones duras y masivas. A partir de esto, Europa intentó recuperarse. Durante este período, las ideologías, como el nazismo, el fascismo y el comunismo, prevalecieron, la economía europea, a partir de mediados de la década de 1920, se recuperó, en su mayor parte, y se resolvieron varios problemas, como los grandes proyectos de ley de reparación de Alemania. A pesar de todos los acontecimientos durante este período, los orígenes de la Segunda Guerra Mundial son seguros para la mayoría: el Tratado de Versalles. Sin embargo, esto ha sido muy debatido durante las últimas décadas. Con este debate, han surgido muchas otras interpretaciones de estos orígenes. Por ejemplo, algunos se centran en la ideología, la economía o incluso solo en Adolf Hitler. En retrospectiva, todos estos aspectos son factores del resultado de la Segunda Guerra Mundial.

Esta guía de investigación examina varias fuentes sobre este tema. Incluye fuentes en forma de libros, artículos, informes y videos. Las fuentes se dividen en secciones, descripción general, causas sociales, económicas e ideológicas de la guerra. Por ello, las fuentes ofrecen un amplio abanico de opiniones sobre el tema. Las fuentes de información general proporcionan argumentos y puntos de vista sobre los orígenes generales de la guerra. Por otro lado, las fuentes sociales, económicas e ideológicas son más específicas y solo argumentan las respectivas causas como la causa de la Segunda Guerra Mundial. Con esto en mente, ninguna de las fuentes propone el Tratado de Versalles como la causa principal o más significativa de la guerra. Esta guía retratará los diversos enfoques e interpretaciones de los orígenes de la guerra.

Bell, P.M.H .. Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial en Europa. Londres: Longman Group, 1986.

  • Este libro analiza varias interpretaciones de los orígenes de la Segunda Guerra Mundial. Es capaz de mirar ambos lados de cada argumento antes de sacar su propia conclusión. Señala las influencias sociales, económicas, ideológicas y militares en el inicio de la guerra. El libro crea un sólido trasfondo de los acontecimientos en Europa entre 1919 y 1939 que condujeron a la guerra. En general, P.M.H. Bell crea un examen completo de los orígenes de la Segunda Guerra Mundial y le da al lector la oportunidad de descubrir numerosas interpretaciones diferentes y llegar a sus propias opiniones y conclusiones. Es fácil de entender y utiliza una gran organización de los puntos y argumentos del autor.

Taylor, A.J.P. Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial. Simon & amp Schuster, 1996.

  • En este libro, el autor, A.J.P. Taylor, saca algunas conclusiones muy controvertidas e interesantes sobre los orígenes de la Segunda Guerra Mundial. Uno de sus argumentos es que Hitler nunca tuvo planes para la expansión alemana o una gran guerra. También argumenta en contra de varias verdades aceptadas sobre las causas de la guerra. Además de esto, analiza la influencia del Tratado de Versalles, la economía y la política exterior de Hitler. Este libro presenta argumentos convincentes y es una fuente respetable de información sobre las bases de la Segunda Guerra Mundial. Puede ser difícil seguir algunos puntos, sin embargo, el lenguaje simple lo hace accesible para cualquier persona.

Norte, David. & # 8220Setenta años desde el estallido de la Segunda Guerra Mundial: causas, consecuencias y Lecciones. & # 8221 World Socialist Web Site, 2009.

  • Este es un informe basado en una conferencia que aborda las causas, consecuencias y lecciones generales de la Segunda Guerra Mundial. Con estos temas, el informe también incluye diferentes análisis, cifras del total de muertes en la guerra y una explicación del significado. Aunque esto brinda una descripción decente de las causas, a veces se desliza en declaraciones y argumentos sesgados. Aún así, esta es una buena fuente para la generalidad del tema, al mismo tiempo que incluye datos extra importantes sobre otros aspectos de la guerra.

Overy, R.J .. Los orígenes de la Segunda Guerra Mundial. Pearson, 2008.

  • A diferencia de la mayoría de los libros sobre los orígenes de la Segunda Guerra Mundial, este libro examina este tema a un nivel más multinacional. El autor sostiene que para mirar correctamente este tema, se tiene que cubrir el tema a nivel internacional, el declive y ascenso de diferentes imperios. El autor también examina la invasión de Polonia por parte de Alemania y la reacción de Hitler a la guerra derivada de esta acción. Este libro ofrece una explicación fresca y clara de las causas de la guerra y un examen de las causas desde las perspectivas de Japón a Inglaterra.

Kershaw, Ian. El & # 8216Hitler Myth & # 8217: Imagen y realidad en el Tercer Reich. Prensa de la Universidad de Oxford, 1987.

  • Este libro ofrece un análisis que invita a la reflexión de la personalidad de Hitler y su popularidad entre una enorme cantidad de personas. El autor explica la importancia de la imagen de Hitler y la propaganda que la acompaña. También proporciona datos útiles que retratan las diferentes etapas de este mito. En general, el libro se centra en fuentes primarias como la información de los funcionarios del partido nazi a los oponentes del partido nazi. Esta fuente ofrece una explicación fantástica del "mito de Hitler" y cómo funcionó de la forma en que lo hizo. Los datos proporcionados ayudan al libro a lograr su sólida posición.

Este video es la primera parte del viaje de Hitler y el ascenso al poder. Se centra en los eventos que llevaron a la dominación del Partido Nazi y por qué lo hicieron. Esta fuente es una buena fuente de información de antecedentes sobre las personas de las que se rodeaba Hitler, las razones por las que la gente se sintió atraída por él y cómo aumentó su popularidad.

Gordon, Robert J .. ¿La economía causó la Segunda Guerra Mundial?. Oficina Nacional de Investigación Económica, 2008. http://www.nber.org/papers/w14560.pdf.

  • Este artículo examina las influencias económicas de la Segunda Guerra Mundial. Señala que hay poco enfoque en la economía que tiene una causa de la guerra, y esto consiste principalmente en la discusión de la economía y su influencia en el resultado de la guerra. Este artículo hace referencia en gran medida al libro Historia económica de la Alemania nazi, de Adam Tooze. También analiza en gran medida la situación agrícola de Alemania y la inevitabilidad de la invasión alemana de la Unión Soviética. Esta fuente ofrece una visión poco común sobre la economía como causa principal y la expresa a través de hechos y puntos fuertes.

Bendersky, Joseph W. Una historia concisa de la Alemania nazi: 1919-1945. Lanham, Md .: Rowman & amp Littlefield Publishers, 2007.

  • Este libro, aunque también analiza otros factores, se centra principalmente en la ideología nazi y su influencia. Discute la toma de decisiones que resultó en las reglas y prácticas nazis. Bendersky ofrece una descripción general de los factores generales, sociales, económicos y políticos que participaron en la causa de la guerra. Esta fuente es útil y confiable cuando se analiza la ideología nazi, así como una mirada general a los orígenes de la Segunda Guerra Mundial. El libro proporciona un gran esquema de tema y apela a varios puntos de vista.

Este video se centra en cómo el nazismo y el fascismo fueron las causas de la Segunda Guerra Mundial. Comienza explicando la inestabilidad de Europa después de la Primera Guerra Mundial y continúa con el surgimiento del nazismo y el fascismo y su conexión. Esta fuente proporciona una descripción detallada de los eventos que llevaron a la Segunda Guerra Mundial y la participación de la ideología. Incluye numerosas imágenes y videos de esa época para fortalecer su argumento.


¿Cuáles fueron los efectos a largo plazo de la guerra del Peloponeso en Grecia?

La Guerra del Peloponeso cambió a Grecia en todos los sentidos. Nada volvió a ser igual después de la guerra, y Atenas nunca volvería a ser tan poderosa. Las causas de la guerra son que el Imperio ateniense trastornó el equilibrio de poder del mundo griego. Esto alarmó enormemente a Esparta y sus aliados. Las políticas agresivas de Atenas no ayudaron a la situación; las ambiciones de la ciudad-estado ciertamente provocaron a los espartanos. Cada vez más, los espartanos se pusieron muy nerviosos por el creciente poder naval y comercial de Atenas. Al principio, resistieron los llamados de sus aliados para declarar la guerra a su archirrival. Una vez que Atenas emitió el decreto megaro, inició una cadena de eventos que condujeron a la invasión espartana del territorio ateniense. Las grandes diferencias culturales entre las dos potencias griegas también fueron un factor que contribuyó a las crecientes tensiones que luego estallaron en una guerra total que consumió a todo el mundo griego.


Causas de la guerra de Crimea

La Guerra de Crimea estalló el 5 de octubre de 1853, un conflicto militar librado entre el Imperio Ruso por un lado, contra una alianza de Gran Bretaña, Francia, el Imperio Otomano y Cerdeña. La complejidad de la guerra significó que se libró por diversas razones por diferentes partes, ya que todos tenían intereses creados en la región.

El estallido de violencia se debió a varios factores, incluido el tema de los derechos de las minorías cristianas en Tierra Santa, el declive general del Imperio Otomano que condujo a la “cuestión oriental” y la resistencia de los británicos y franceses a la expansión rusa. Con tantos factores en juego, la guerra de Crimea resultó inevitable.

En los años previos a Crimea, la competencia entre naciones era abundante, y el premio era el control del Medio Oriente, que fue suficiente para encender la rivalidad nacional entre Francia, Rusia y Gran Bretaña. Francia ya había aprovechado la oportunidad en 1830 para ocupar Argelia y la perspectiva de nuevas ganancias era tentadora. The French Emperor Napoleon III had great plans to restore the splendour of France on the world stage, whilst Britain was keen to secure her trade routes to India and beyond.

The “eastern question” as it was known was essentially a diplomatic issue centred on the declining Ottoman Empire with other countries vying for control over former Ottoman territories. These issues arose periodically as tension in the Turkish domains caused problems amongst European powers seeking to take advantage of the Ottoman disintegration.

With the failing Ottoman Empire at the forefront of international concern in the nineteenth century, it was Russia who appeared to have the most to gain by expanding her territory south. By the 1850’s Britain and France had aligned their interests with the Ottoman Empire in order to hinder Russian expansion. Mutual interest united an unlikely alliance of countries to fight the prospect of Russia benefiting from the Ottomans.

Since the early 1800’s, the Ottoman Empire had been experiencing challenges to its very existence. With the Serbian Revolution of 1804, there was liberation for the first Balkan Christian Ottoman nation. In the decades that followed, the Greek War of Independence put further strain on the Ottomans in terms of military strength and political cohesion. The Ottomans were fighting wars on many fronts and began to cede control of its territories such as Greece when it became independent in 1830.

Only a year previously the Ottomans had agreed to the Treaty of Adrianopole, which gave the Russians and Western European commercial ships access through the Black Sea straits. Whilst Britain and its western allies had bolstered the Ottoman Empire on different occasions, the result for the declining empire was a lack of control in foreign policy. Both Britain and France had vested interests in preserving the Ottomans as best they could, in order to prevent Russian access to the Mediterranean. Britain in particular had concerns that Russia could have the power to advance towards India, a daunting prospect for the UK who was keen to avoid seeing off a powerful Russian navy. Fear more than anything else proved enough to ignite the war.

Tsar Nicholas I

The Russians meanwhile were led by Nicholas I who referred to the weakening Ottoman Empire as the “sick man of Europe”. The Tsar had great ambitions to take advantage of this weak spot and set his sights on the eastern Mediterranean. Russia had exercised great power as a member of the Holy Alliance which had essentially operated as the European police. In the Treaty of Vienna of 1815 this had been agreed and Russia was assisting the Austrians in the suppression of the Hungarian uprising. From the viewpoint of the Russians, they expected assistance in settling the issues evoked by the disintegration of the Ottoman Empire, but Britain and France had other ideas.

Whilst there were a number of longer term causes for the escalation of tension, mainly predicated on the collapse of the Ottoman Empire, the issue of religion was a more immediate source of conflict in need of resolution. The dispute over control of access to religious sites in the Holy Land between Catholic France and Orthodox Russia was a constant source of disagreement between the two for many years before 1853. The growing tension over this issue climaxed when rioting occurred in Bethlehem, then a region of the Ottoman Empire. During the fighting a number of Orthodox monks were killed whilst engaging in conflict with French monks. The Tsar blamed these deaths on the Turks who had control of these regions.

The Holy Land posed many problems, as it was the domain of the Muslim Ottoman Empire but also of great importance to Judaism and Christianity. In the Middle Ages religion had fuelled the Crusades in a bid to control this land, whilst the Christian church had fragmented into the smaller denominations with the Eastern Orthodox Church and the Roman Catholic Church representing two of the largest groups. Unfortunately, the two proved unable to resolve differences as both claimed control of the holy sites religion as a source of conflict reared its head once more.

The Ottomans were not happy to have the conflict between France and Russia taking place in their territory, so the Sultan set up a commission to investigate the claims. France made the suggestion that the Catholic and Orthodox Churches should have joint control over the holy sites, but this led to a stalemate. By 1850, the Turks had sent the French two keys to the Church of the Nativity, meanwhile a decree had been sent to the Orthodox Church giving assurances that the keys would not fit the door lock!

The Door of Humility, the main entrance to the Church of the Nativity

The subsequent row over the key to the door escalated and by 1852 the French had seized control of various holy sites. This was viewed by the Tsar as a direct challenge to both Russia and the Orthodox Church. For Nicholas it was simple he saw protection of Orthodox Christians as a priority, as many he believed were treated as second-class citizens under Ottoman control.

Meanwhile the churches themselves were attempting to resolve their differences and come to some form of agreement, unfortunately neither Nicholas I nor Napoleon III were going to back down. The rights of Christian minorities in the Holy Land therefore became a major catalyst for the impending Crimean War. The French went about promoting the rights of the Roman Catholics whilst the Russians supported the Eastern Orthodox Church.

Tsar Nicholas I issued an ultimatum securing the Orthodox subjects of the Ottoman Empire under his control and protection. He was also keen to demonstrate to the British and French, by means of conversations with the British Ambassador George Seymour in January 1854, that the Russian desire for expansion was no longer a priority and that he simply wanted to protect his Christian communities in Ottoman territories. The Tsar subsequently sent his diplomat, Prince Menshikov on a special mission to demand that a Russian protectorate be created for all of the Orthodox Christians in the Empire which amounted to around twelve million people.

With Britain acting as a supposed mediator, the compromise between Nicholas and the Ottomans was being reached, however after further demands were discussed, the Sultan, who had support from the British ambassador, rejected any further agreement. This was unacceptable to both parties and with that, the stage of war was set. The Ottomans, with continuing support from France and Britain, declared war on Russia.

The outbreak of the Crimean War was a culmination of longer term international issues together with immediate conflicts over Christian minorities in the Holy Land. For several years the power exercised by the declining Ottoman Empire provided an opportunity for other nations to expand their powerbase. In the end, the desire for power, fear of competition and conflict over religion proved too difficult to resolve.

Jessica Brain es una escritora autónoma especializada en historia. Con sede en Kent y amante de todo lo histórico.


7 of the Most Significant Causes of the Dreadful Cold War

A culmination of various events over time resulted in a cold war that lasted from 1945-1990. The causes of the cold war among the world's two most powerful nations have been explained here.

A culmination of various events over time resulted in a cold war that lasted from 1945-1990. The causes of the cold war among the world’s two most powerful nations have been explained here.

The Cold War was a very tense period for the entire world. To explain it in short, it was a time when two of the world’s biggest super powers, the United States of America and the Soviet Union, were at loggerheads with each other over a lot of factors. It was called the Cold War because in effect there was no active war, but a passive attempt to try to outdo the other in terms of power, ideology and allies all over the world. The active war was avoided because the two countries were rapidly arming themselves with nuclear weapons, and the outbreak of war would be one that was nuclear, which in turn would destroy the world. The Cold War, which began with the end of the Second World War in 1945, was described in world history, in terms of an ‘iron curtain’ that had descended between the west and the east. Here, we will make an attempt to understand the causes of the Cold War.

Ideological Differences

The United States of America follows a democratic approach while the Soviet Union followed a communist approach to government and a way of life. While democracy prevailed in the US where people were free to vote and form political parties, in the Soviet Union, only one party was the ruling party, and freedom was not provided in this area. The US always feared the spread of this ideology to other countries, and these ideological differences became the roots of the Cold War.

Different Economies

The Soviet Union was against the practice of free trade and capitalism, and barred its economy from the outside world. This is because the country feared that opening up to international trade and commerce would invite the arrival of ‘harmful’ influences from the west. This in turn would affect the almost anarchic government there. On the other hand, the United States was continually promoting the practice of free trade worldwide. Thus, the war of communism vs. capitalism only widened the rifts between the two countries.

The Increased Desire for Power after WWII

This was one of the most prominent Cold War causes. After the defeat of Germany in the Second World War , the country was divided among the US and the Soviet Union, along with France and England after the famous Yalta conference. The ideological differences also led to the division of Berlin into four parts. Soon, the western allies (USA, France and England) combined their possessions of Germany and called it the Federal Republic of Germany. This further angered the Soviet Union, that then blocked out Berlin completely. This clearly marked the opposition between the two most powerful countries in the world.

The Announcement of the Truman Doctrine

In 1947, President Truman announced the Truman doctrine, where it was clearly stated that the United States would consider any non-communist country that resisted communist pressure as an ally. Furthermore, it would aid this country in preventing the growth and spread of communism in the country. On the other hand, by the year 1948, the Soviet Union continued to overpower countries in Europe, namely Bulgaria, Poland, East Germany, Hungary, Romania, and Czechoslovakia and ultimately imposed communism in these countries. This after Joseph Stalin had promised at the Yalta conference, to maintain communism only in countries that already followed such a government. Furthermore, in the year 1949, Mao Zedong announced the victory of communism in China, thereby intensifying the Cold War.

The Development of the Atomic Bomb

This was one of the biggest effects of the Cold War that only intensified it further. In 1945, America had developed and exploded the first atomic bomb in Japan. This made America the undisputed leader in the development of nuclear arms and weapons. Moreover, assuming that only America had such powers led to the belief that the expansion of the Soviet Union in Europe could be easily controlled. However, this development was not taken lightly by the USSR, and the country began to develop its own armory of nuclear weapons and missiles. What started as one nuclear weapon has led to every country developing and building its base of nuclear weapons, that has deeply endangered humanity.

The Construction of the Berlin Wall

While the origins of the Cold War began with the division of Germany, this is one of those factors that continued to be a pressing point among the Western allies and the Soviet Union. This war was solidified by the construction of the Berlin Wall in the year 1961, in an attempt to prevent east Germans from crossing over to the western democratic allies. It was only in the year 1990 that east Germany and west Germany were unified.

Potential American Attack on Cuba

In the year 1962, it was evident that the unrest between the communist government in Cuba and America would materialize into a potential attack on Cuba. In order to avoid this, Cuba sought the help of the Soviet Union in terms of military assistance. Here, USSR began helping Cuba build missile bases which posed a threat to the USA. As such, the Cold War was intensified. It was only when John F Kennedy forced the USSR to cut off this aid to Cuba that it had to withdraw. Else, the world would have seen its first nuclear war.

These events clearly explain how the desire for power among two countries put humanity on the brink of extreme danger. When Mikhail Gorbachev became the president of the Soviet Union in the year 1985, he began several attempts at reconciliation with America and other western countries. This led to the withdrawal of Soviet troops from Afghanistan, and the reunification of Germany in the 1990. However, power in the USSR had considerably weakened over time and there was mounting restlessness among the countries that comprised the Soviet Union. Finally, most countries in Eastern Europe broke free from Soviet control and attained their freedom, which ultimately led to the collapse of the super power called the USSR, and marked the end of the Cold War.


Athens' former ally, the polis Megara, had allied with Corinth at Sybota and elsewhere, and Athens, therefore, put a peacetime embargo on Megara. Historians are not clear on the embargo's effects, some saying that Megara was merely made uncomfortable, while others claim that it set the polis on the brink of starvation.

The embargo was not an act of war, but Corinth took the opportunity to urge all allies disaffected with Athens to pressure Sparta now to invade Athens. There were enough hawks among the ruling bodies in Sparta to carry the war motion. And so the full-fledged Peloponnesian War began.


Ver el vídeo: La Segunda Guerra Mundial en 17 minutos