Johnson no volverá a correr - Historia

Johnson no volverá a correr - Historia

31 de marzo de 1968

Johnson anuncia que no volverá a correr

Teniente Cassey

El presidente Johnson anuncia un cese unilateral del bombardeo. Al final de su discurso, Johnson sorprende a la nación al anunciar que no se postulará para un segundo mandato completo como presidente.



Johnson no volverá a correr - Historia

El domingo 31 de marzo de 1968, el presidente Lyndon B. Johnson sorprendió al mundo con su anuncio sorpresa de que no buscaría la reelección.

El anuncio se produjo al final de este discurso de televisión sobre la situación en Vietnam, donde un número cada vez mayor de jóvenes soldados estadounidenses estaban siendo asesinados en medio de la reciente escalada de la guerra por parte de los norvietnamitas.

En enero de 1968, se produjo la ofensiva Tet en la que las tropas de Vietnam del Norte realizaron un ataque sorpresa contra 36 capitales de provincia y cinco ciudades importantes de Vietnam del Sur, incluido un ataque a la embajada de Estados Unidos en Saigón y al palacio presidencial.

Las imágenes filmadas de los ataques y la carnicería resultante aparecieron en los programas de noticias nocturnos vistos por el público estadounidense. A diferencia de guerras anteriores, el personal de noticias en Vietnam no fue censurado y, por lo tanto, a menudo tomó imágenes gráficas de combate de primera línea.

Año tras año, los informes de noticias de televisión que mostraban a estadounidenses ensangrentados y civiles vietnamitas muertos llevaron a muchos estadounidenses a cuestionar la necesidad de la terrible experiencia. Para 1968, las manifestaciones y los disturbios habían estallado en los campus universitarios con demandas de un fin inmediato de la guerra.

En medio del creciente número de muertos y la continua erosión del apoyo popular y político a la guerra, el presidente Johnson se enfrentó a tener que decidir el rumbo futuro de Estados Unidos en el conflicto. Sus opciones incluían una posible escalada en un esfuerzo por ganar la guerra, o la búsqueda de la paz con un enemigo que ahora parecía decidido a luchar y ganar sin importar el costo.

  • - para expandir sus propias fuerzas armadas,
  • - regresar al campo lo antes posible,
  • - aumentar sus impuestos,
  • - seleccionar a los mejores hombres que tengan para la responsabilidad civil y militar,
  • - lograr una nueva unidad dentro de su gobierno constitucional, y
  • - incluir en el esfuerzo nacional a todos aquellos grupos que deseen preservar el control de Vietnam del Sur sobre su propio destino.
  • - reequipar las fuerzas de Vietnam del Sur,
  • - para cumplir con nuestras responsabilidades en Corea, así como con nuestras responsabilidades en Vietnam,
  • - para hacer frente a los aumentos de precios y el costo de activar y desplegar fuerzas de reserva,
  • Para reemplazar helicópteros y proporcionar los otros suministros militares que necesitamos, todas estas acciones requerirán gastos adicionales.
  • - la paz que algún día detendrá el derramamiento de sangre en Vietnam del Sur,
  • - que permitirá a todo el pueblo vietnamita reconstruir y desarrollar su tierra,
  • - eso nos permitirá dedicarnos más plenamente a nuestras propias tareas aquí en casa.

Condiciones de uso: Solo se permite la reutilización de texto, gráficos, fotos, clips de audio, otros archivos electrónicos o materiales de The History Place, en el hogar / escuela privada, no comercial, sin uso de Internet.


Entonces, ¿por dónde empiezas? Hay mucho por saber. Me preguntan con regularidad cuál es el problema y, lo que es más importante, cómo solucionarlo. Soy propietario de un barco y por eso he publicado una docena de libros para contarte todo lo que necesitas saber sobre cómo cuidar tus barcos y sistemas.

Mi nombre es & # xa0JOHN C PAYNE, y es posible que muchos de ustedes ya tengan uno de mis libros sobre sistemas eléctricos y electrónicos marinos (el & # xa0Biblia sobre electricidad y electrónica marina& # xa0now en su cuarta edición) o quizás uno de los muchos otros libros sobre veleros y sistemas de yates.

Foro técnico de motores fuera de borda Johnson para respuestas a preguntas

No soy un experto en sillones, sino un electricista e ingeniero marino calificado y en ejercicio y un topógrafo marino. Hago esto para ganarme la vida. & # Xa0 ¡Deja que este sitio web & # xa0 te ayude con el foro de barcos! Miles de personas aportan respuestas a los problemas.

¿Cuál es su problema con el motor fuera de borda? Si sabe cuál es el problema, entonces está a medio camino de encontrar & # xa0 la solución correcta. ¿Por qué no elegir uno de mis muchos libros para ayudarlo a solucionar sus problemas? Aquí hay algunos temas candentes para el foro de barcos:

Carga de la batería & # xa0Cómo mantener la energía encendida y resolver problemas de carga de la batería

Recortar pestañas - y problemas con el mismo

Esto es solo una fracción de las más de 3000 preguntas que se publicaron, y se espera que este NUEVO foro y tablero de anuncios Johnson Outboard haga lo mismo.

El Foro Johnson también es un gran lugar para buscar repuestos que son difíciles de encontrar, compartir sus problemas y experiencias con otros, hacer preguntas, compartir historias y más sobre mis libros y temas relacionados y mucho más. Cree su propia página web cada vez que envíe un artículo e incluya también excelentes imágenes de baja resolución. & # Xa0

Cómo publicar preguntas en este foro de motores fuera de borda Johnson

Reglas del foro de los editores del foro! ¡Sí, hay algunos conceptos básicos al publicar!

1. NO ESCRIBA TODAS LAS MAYÚSCULAS ya que no se publicará. No utilice ningún código HTML, ya que se eliminará.

2. No utilice malas palabras ni blasfemias, ya que no se publicarán.

3. Para publicar en el Johnson Outboard Forum, utilice al menos un nombre y una ubicación con su dirección de correo electrónico en la página de & # xa0notification, para que reciba un mensaje & # xa0a cuando alguien deje un comentario.

4. Debe insertar un par de oraciones que describan su problema y agregar una imagen si es posible, ya que ayuda a los demás. Si inserta solo un par de palabras usando SMS, el sistema lo rechazará.

5. No envíe spam al sitio con varios envíos.

6. Recibimos docenas de publicaciones al día y es bastante imposible responder a más de unas pocas dado que este es un sitio gratuito y no tengo suficiente tiempo dado que tengo un trabajo diario. & # Xa0

7. Es útil comenzar el título con la marca / número de modelo de su motor fueraborda Johnson o la marca / número de modelo de la embarcación. Guarde la descripción del problema en el texto, más detalles significan mejores respuestas.

¿Tiene problemas con el motor fueraborda Johnson?

¿Tiene problemas con el motor fuera de borda Johnson? ¡Compártelo en el foro de fuera de borda! Ya sea que esté buscando un consejo sobre un motor fuera de borda o un problema técnico eléctrico o electrónico marino difícil, ¡publique su historia o mensaje aquí! ¡SUBE UNA IMAGEN DE SU EQUIPO PROBLEMA! Danos una descripción detallada, Las publicaciones cortas de 5 palabras no sirven de mucho y no se publicarán. Ponga la información de su embarcación, la marca y el modelo del motor fuera de borda o los detalles básicos en el título de la publicación. Más información excelente sobre pesca y barcos.


Hace 40 años, LBJ opta por no postularse, Stunning Nation

Hace 40 años, LBJ opta por no postularse, Stunning Nation

Fue un indicador final de su ambivalencia, que se mostraba incluso mientras editaba el discurso mientras lo ensayaba para las cámaras en la Oficina Oval esa noche. Parte de este ensayo fue capturado por el productor de CBS John McDonough, quien lo compartió 40 años después en un segmento de NPR.

Se puede escuchar a LBJ en el segmento, volviendo a las oraciones que había decidido modificar. No ensayó el final, dejando abiertas sus opciones hasta el último minuto.

Más tarde, cuando entregó la versión en vivo, los asistentes de la Casa Blanca llamaron a los miembros de su gabinete para asegurarse de que estuvieran mirando y supieran lo que se avecinaba.

Pero pocos más lo sabían, incluso cuando el discurso se acercaba a su fin. Aquellos en la oscuridad incluyeron a los presentadores de noticias y comentaristas que no tenían texto por adelantado y escucharon las palabras del presidente justo antes de que él firmara.

Típicas fueron las reacciones de Roger Mudd y Dan Rather, que estaban cubriendo el discurso en vivo para CBS y se encontraron sin palabras.

"Lo que prefiero hacer", dijo Mudd, "es ir a casa, volver mañana por la mañana y empezar a hablar de ello".

Si los profesionales se sentían así, la nación en su conjunto estaba al menos igual de desconcertada. Si había algo que Johnson había establecido en cuatro décadas en Washington era su incansable interés en estar en el poder.

Pero lo que el país no podía saber en ese momento era que LBJ había estado agonizando por esta decisión durante más de seis meses. Una serie de problemas de salud (cirugías de vesícula biliar y cálculos renales, una infección respiratoria grave, problemas cardíacos) habían afectado al presidente en 1967.

En el otoño de ese año, se sentó con sus íntimos más confiables para reevaluar la campaña de reelección que todos asumieron que llevaría a cabo. A dos se les pidió que redactaran una declaración de retiro para una cena del partido nacional en octubre, y nuevamente para una función política en diciembre. La noción regresó como parte de la planificación del Discurso sobre el estado de la Unión en enero de 1968.

Cada vez, Johnson consideró la declaración y la descartó.

Luego vino la Ofensiva Tet, el enorme esfuerzo de las tropas norvietnamitas y las guerrillas comunistas para apoderarse de objetivos clave en Vietnam del Sur. Durante todo el mes de febrero, las principales ciudades del sur fueron zonas de batalla. Incluso la Embajada de los Estados Unidos en Saigón fue atacada y brevemente retenida por el enemigo.

Aunque la ofensiva fracasó con una gran pérdida de vidas para las fuerzas comunistas, la impresión que dejó en Estados Unidos fue la fuerza y ​​la resistencia del enemigo. La guerra parecía más inútil que nunca. El índice de aprobación de Johnson cayó a mediados de los 30, la aprobación para su manejo de Vietnam aún más baja.

Política

La noche de 1968 cuando una nación vio derrumbarse una presidencia estadounidense

En ese momento, New Hampshire celebró su primera primaria de preferencia presidencial en la nación. El candidato demócrata advenedizo Eugene McCarthy, un senador poco conocido de Minnesota, estuvo vergonzosamente cerca de vencer al presidente.

Días después, el senador de Nueva York, Robert F. Kennedy, se unió a McCarthy para desafiar el nombramiento del presidente. Kennedy, hermano menor del presidente cuyo asesinato inicialmente había llevado a Johnson a la Oficina Oval, ahora estaba en la carrera.

Pero, independientemente de lo que pensara Johnson que tenía posibilidades de ganar otro mandato, a finales de marzo se había obsesionado con poner fin a la guerra de Vietnam.

Robert Dallek, el historiador y biógrafo de Johnson, escribió que LBJ "quería poner fin a la guerra en 1968 sin tener en cuenta las consideraciones políticas internas.

"El problema ahora, como él lo veía, era la reputación histórica de su administración de cinco años".

Durante un tiempo inmediatamente después del anuncio del 31 de marzo, LBJ pareció tener éxito en esta última ambición. La reacción de los medios a su sacrificio fue abrumadoramente positiva. El Washington Post, que había estado devastando su política de guerra, elogió su "sacrificio personal en nombre de la unidad nacional" y le deseó "un lugar muy especial en los anales de la historia estadounidense".

Los redactores de las editoriales no estaban solos. Las encuestas de LBJ pasaron de un 57 por ciento de desaprobación al 57 por ciento de aprobación prácticamente de la noche a la mañana.

Incluso aquellos que lo vieron como todavía intrigante, todavía esperando un draft en la convención de nominaciones, tuvieron que respetar el tamaño del gesto de Johnson. Tuvo una nueva influencia al tratar con un Congreso recalcitrante sobre un aumento de impuestos, un proyecto de ley que prohíbe la discriminación en la vivienda y un aumento del gasto para sus programas característicos de la Gran Sociedad.

Johnson hizo una actuación valiente en la Cena anual de corresponsales de la Casa Blanca, burlándose sin piedad de sí mismo y de sus críticos. Bromeó diciendo que si bien se había comprometido a no buscar la nominación de "mi partido", aún podría estar dispuesto a hablar con los republicanos. La línea se rió mucho.

Pero la implacable narrativa de 1968 se volvería trágica una y otra vez. Martin Luther King Jr. fue asesinado en Memphis la semana después del discurso de retirada de Johnson. Dos meses después, Robert Kennedy fue asesinado a tiros la noche que ganó las primarias de California (y con ello, muy posiblemente, la nominación demócrata).

La convención en sí en agosto se convertiría en un motín callejero, con policías de Chicago golpeando a los jóvenes manifestantes pacifistas que habían sido llamados a controlar. Los delegados dentro del salón de convenciones nominarían a Humphrey para presidente, y el vicepresidente perdería en noviembre ante el republicano Richard Nixon.

Cuando se jubiló al año siguiente, Johnson vio que su salud seguía deteriorándose mientras veía cómo la guerra que no podía detener seguía costando vidas. Vivió todo el primer mandato de Nixon y la reelección aplastante, y murió la misma semana que Nixon prestó juramento por segunda vez. Aunque la mayoría de las tropas estadounidenses habían abandonado Vietnam en ese momento, la guerra no terminaría hasta la victoria final de Vietnam del Norte en 1975.


La decisión de Lyndon B. Johnson de no postularse en 1968

Utilice este punto de decisión después de discutir la guerra de Vietnam y su impopularidad para discutir cómo afectó las elecciones presidenciales de 1968 y la decisión de LBJ de no presentarse a las elecciones.

Cuando amaneció 1968, el presidente Lyndon B. Johnson tenía todas las expectativas de que, a pesar de la creciente impopularidad de la guerra de Vietnam, fácilmente recibiría la nominación del Partido Demócrata ese verano para cumplir un segundo mandato de cuatro años y luego cruzar a la reelección contra su gobierno. Oponente republicano en noviembre. Había impulsado su ambiciosa agenda legislativa para crear una “Gran Sociedad” al comienzo de su mandato. Había presidido una economía en auge, debido a una gran reducción de impuestos de 1964 para empresas y contribuyentes. Había recibido autorización del Congreso para enviar tropas a Vietnam para luchar contra el comunismo y confiaba en que el país estaba ganando la guerra. El senador Eugene McCarthy había anunciado recientemente que desafiaría a Johnson por la nominación de su partido, pero la candidatura de Minnesotan golpeó al presidente, a sus principales asesores políticos y a la mayoría de los observadores como intrascendente e incluso poco realista. La decisión de Johnson de postularse fue fácil, porque buscó convertirse en un gran presidente, como su héroe político, Franklin Roosevelt.

Sin embargo, la ofensiva del Tet, lanzada el 30 de enero por los enemigos norteamericanos y vietnamitas del Viet Cong y destinada a derrocar al régimen de Saigón apoyado por Estados Unidos, trastornó dramáticamente las suposiciones optimistas de Johnson. Se preparó el escenario para una de las elecciones presidenciales más tumultuosas en la historia moderna de Estados Unidos.

Las fuerzas norvietnamitas (el ejército norvietnamita regular y las guerrillas del Viet Cong) no lograron sus objetivos más ambiciosos con los ataques de Tet. No pudieron reunir un apoyo popular significativo para el levantamiento que querían en Vietnam del Sur, no pudieron controlar ninguna de las ciudades y pueblos que habían atacado y no pudieron derrocar al gobierno de Vietnam del Sur. No obstante, la audaz apuesta de Vietnam del Norte tuvo éxito, y de manera espectacular, en perforar la ilusión de progreso que la administración Johnson había tenido ante el público estadounidense. El apoyo a las políticas de la administración comenzó a erosionarse constantemente a raíz del Tet. Antes de la ofensiva, el 50 por ciento de los encuestados creía que Estados Unidos estaba progresando en llevar la guerra a una conclusión exitosa después del Tet, solo el 33 por ciento mantenía esa opinión. Un notable 49 por ciento expresó la opinión de que, en primer lugar, Estados Unidos nunca debería haber intervenido en Vietnam.

Tropas de Vietnam del Sur defendiendo Saigón durante la Ofensiva Tet de 1968. Aunque las fuerzas norvietnamitas sufrieron grandes bajas, la Ofensiva Tet todavía se consideraba una derrota de Estados Unidos debido al daño que causó al apoyo estadounidense a la guerra en casa.

El 8 de febrero, el senador de Nueva York Robert F. Kennedy, un enemigo político jurado de Johnson y un oponente cada vez más franco de la guerra, ofreció una crítica fulminante de la política de la administración que resonó entre las crecientes filas de escépticos. "Nuestro enemigo, atacando salvajemente a voluntad en todo Vietnam del Sur, finalmente ha roto la máscara de la ilusión oficial con la que hemos ocultado nuestras verdaderas circunstancias, incluso a nosotros mismos", declaró en un importante discurso público. Kennedy pidió negociaciones inmediatas encaminadas a un arreglo pacífico, enfatizando que Estados Unidos parecía "incapaz de derrotar a nuestro enemigo o quebrantar su voluntad, al menos sin un esfuerzo enorme, largo y cada vez más costoso".

El propio partido político de Johnson, dominante desde el New Deal de la década de 1930, estaba entonces profundamente dividido por la guerra. Ese punto quedó claro cuando, el 12 de marzo, McCarthy casi derrotó a Johnson en la primera primaria presidencial en New Hampshire. Luego, solo cuatro días después, el carismático Kennedy anunció su candidatura a la nominación presidencial demócrata, enfrentando a Johnson con un enemigo político mucho más formidable que el introvertido y menos conocido McCarthy. Mientras tanto, desde el otro extremo del espectro político, el contendiente republicano Richard M. Nixon y el aspirante a un tercer partido George Wallace, exgobernador demócrata de Alabama, ardiente segregacionista y partidario de la guerra, estaban preparando sus desafíos al globalismo y el liberalismo. de un Partido Demócrata cada vez más fracturado.

Johnson respondió a las crecientes presiones políticas y a los cambios de opinión populares al anunciar, el 31 de marzo, un cambio importante en la política de Estados Unidos en la guerra de Vietnam. En un discurso ante una audiencia televisiva de todo el país, el presidente dijo que estaba poniendo fin a casi todos los bombardeos contra Vietnam del Norte y pidió a Hanoi que entablara negociaciones formales con Estados Unidos para asegurar un acuerdo de paz. Justo antes del cierre de su discurso, Johnson sorprendió a sus oyentes al declarar que no buscaría ni aceptaría la nominación presidencial de su partido. La decisión de Johnson no fue fácil, porque estaba impulsado por una profunda ambición política, pero estaba muy preocupado por las divisiones y turbulencias en la sociedad estadounidense y por una guerra cada vez más impopular que estaba tan estrechamente ligada a su administración.

Las conversaciones de paz formales se abrieron en París en mayo de 1968, pero los disturbios en Estados Unidos complicaron enormemente las perspectivas de una resolución de los problemas diplomáticos que separan a Washington, Hanoi y Saigón. El asesinato en abril del ícono de los derechos civiles Martin Luther King Jr., las docenas de disturbios raciales sangrientos y destructivos que siguieron, incluso en Washington, DC, el asesinato de Robert F. Kennedy dos meses después, las protestas, las luchas callejeras y las La represión policial que acompañó a la convención demócrata en Chicago en agosto y la elección tripartita disputada amargamente que enfrentó al vicepresidente Hubert H. Humphrey contra Nixon y Wallace, todo sirvió para persuadir a Vietnam del Norte de no comprometerse con un líder estadounidense cojo. Los últimos meses de Johnson en el cargo se vieron afectados por un sangriento estancamiento en el terreno en Vietnam y un frustrante estancamiento en torno a la mesa de conferencias de las conversaciones de paz en París, cada una de las cuales se desarrolló en el contexto de una campaña electoral muy polémica. Nixon anunció su plan secreto para poner fin a la guerra de Vietnam e insistió en que restablecería la "ley y el orden" en toda la sociedad estadounidense, apelando a los votantes inquietos por un conflicto aparentemente interminable y los disturbios y el desorden internos que trajo consigo. Humphrey trató de distanciarse de las políticas de Johnson sobre la guerra de Vietnam sin romper realmente con el mecenas de la Oficina Oval, notoriamente de piel delgada, cuyo apoyo necesitaba.

El presidente Johnson (centro) y el vicepresidente Hubert Humphrey (izquierda) en una reunión del gabinete sobre la guerra de Vietnam en marzo de 1968.

En un último esfuerzo por romper el estancamiento diplomático, Johnson aprobó un compromiso complejo con Vietnam del Norte que permitió la participación de Vietnam del Sur y del Frente de Liberación Nacional en las conversaciones de paz de París. El aparente avance sólo fue posible gracias al repentino abandono de Hanoi de su antigua oposición a la participación del "títere" Nguyen Van Thieu de Vietnam del Sur, respaldado por Estados Unidos. No obstante, los survietnamitas se arrastraron, y el presidente Thieu acusó de que el compromiso equivalía a una "clara admisión de la derrota" por parte de Estados Unidos. En esta coyuntura, el presidente de Vietnam del Sur estaba obviamente esperando el resultado de las elecciones estadounidenses, calculando que podría llegar a un mejor acuerdo con el candidato republicano Nixon que con el actual ocupante de la Casa Blanca. Representantes del interior del campamento de Nixon transmitían clandestinamente señales en ese sentido a los representantes de Thieu. Este fue un delito de traición, si se prueba, y uno del que Johnson se enteró para su furia y disgusto a través de escuchas telefónicas, intercepciones y vigilancia.

El 31 de octubre, en un intento final de poner fin al estancamiento y de ayudar a reforzar las perspectivas electorales de su vicepresidente también, Johnson anunció el cese total de todas las operaciones de bombardeo de Estados Unidos contra Vietnam del Norte. Resultó demasiado poco, demasiado tarde. Una vez más, Thieu se resistió. Un furioso Clark Clifford, el nuevo secretario de Defensa de Johnson, pensó que el líder de Vietnam del Sur era culpable de doble tratos y duplicidad. Sólo después de que hubieran transcurrido otras dos semanas, el líder de Vietnam del Sur accedió a regañadientes a enviar una delegación a París. En ese momento, Nixon era el presidente electo, después de haber derrotado a Humphrey por un margen muy estrecho.

El presidente de Vietnam del Sur, Thieu, y el presidente Johnson, en una reunión en julio de 1968.

La elección de 1968 resultó fundamental para el curso de la historia moderna de Estados Unidos en numerosos aspectos. Demostró la eficacia de las tácticas de "reacción violenta" iniciadas por Nixon y Wallace para resaltar y condenar los excesos percibidos de la permisividad liberal, el estado de bienestar, el movimiento contra la guerra y la contracultura. También trajo a la Casa Blanca a un director ejecutivo dedicado a sacar a Estados Unidos del caos de Vietnam, pero para hacerlo lenta y deliberadamente, sin comprometer la credibilidad de los compromisos de Estados Unidos, sin disminuir el estatus dominante de Estados Unidos como superpotencia global, y sin amenazando sus planes para tratar con China y la Unión Soviética. En términos políticos, presagió el punto álgido del orden del New Deal y el inicio de una nueva era de ascendencia republicana.

Preguntas de revisión

1. El candidato republicano Richard Nixon aprovechó todas las preocupaciones siguientes en su campaña presidencial de 1968, excepto

  1. creciente insatisfacción con la guerra de Vietnam
  2. el creciente estado de bienestar
  3. apoyo generalizado de la ofensiva Tet
  4. protestas de la contracultura

2. La ofensiva del Tet en enero de 1968 marcó un punto de inflexión porque

  1. representó una victoria militar para los norvietnamitas
  2. condujo al colapso del ejército de Vietnam del Sur
  3. ilustró las limitaciones de los esfuerzos militares estadounidenses en Vietnam
  4. apoyo reforzado para la contención en los Estados Unidos

3. El candidato del tercer partido que complicó las elecciones de 1968 fue

4. El presidente Lyndon B. Johnson respondió a los acontecimientos de 1968 diciendo

  1. reafirmando su apoyo al presidente de Vietnam del Sur, Thieu
  2. retirar las tropas estadounidenses de Vietnam del Sur
  3. cesar los bombardeos en Vietnam del Norte y pedir negociaciones de paz
  4. respaldando la campaña de Richard Nixon

5. Vietnam del Sur no se comprometió a tomar una decisión en las conversaciones de paz de 1968 porque

  1. estaba esperando los resultados de las elecciones estadounidenses
  2. se negó a tomar asiento junto a los norvietnamitas
  3. Estados Unidos había aumentado drásticamente los bombardeos de Laos y Camboya.
  4. El presidente Johnson había retirado las tropas estadounidenses de Vietnam

Preguntas de respuesta gratuita

Preguntas de práctica AP

“No acepto la idea de que esto es solo una acción militar, que esto es solo un esfuerzo militar, y cada vez que hemos tenido dificultades en Vietnam del Sur y el Sudeste de Asia solo hemos tenido una respuesta, solo hemos tenido una forma para lidiar con eso & # 8211 mes tras mes & # 8211 año tras año lo hemos tratado de una sola manera y eso & # 8217s para enviar más militares y aumentar nuestro poder militar y no creo que & # 8217s una especie de lucha que es en el sudeste asiático. . . .

. . . Podemos continuar escalando, podemos continuar enviando más hombres allí, hasta que tengamos millones y millones de hombres más y podamos continuar bombardeando Vietnam del Norte, y en mi opinión, no estaremos más cerca del éxito, no estaremos más cerca de la victoria. de lo que estamos ahora en febrero de 1968 ".

Robert F. Kennedy, Comentarios en la Universidad de Kansas, 18 de marzo de 1968

Consulte el extracto proporcionado.

1. El extracto proporcionado contribuyó más directamente a

  1. el fin del estado de bienestar del New Deal
  2. una fractura del Partido Demócrata
  3. aprobación de la legislación de la Gran Sociedad
  4. negociaciones de paz exitosas con Vietnam del Norte

2. El extracto reflejaba más directamente una creencia creciente de que

  1. la ley y el orden eran prioridades importantes para los estadounidenses
  2. La descolonización de la posguerra no representó una amenaza para los intereses estadounidenses
  3. Las acciones militares emprendidas en el sudeste asiático no fueron efectivas.
  4. la contracultura representó las opiniones de la década de 1950

Fuentes primarias

Johnson, Lyndon B. "Un nuevo paso hacia la paz". 31 de marzo de 1968. Boletín del Departamento de Estado, 58, no. 1503 (1968): 481–86.

Recursos sugeridos

Clifford, Clark. Asesor del presidente: A Memoir. Nueva York: Random House, 1991.

Gilbert, Marc J. y William Head, eds., La ofensiva del Tet. Westport, CT: Praeger, 1996.

Gould, Lewis L. 1968: La elección que cambió a Estados Unidos. Chicago: Ivan R. Dee, 1993.

Arenque, George C. La guerra más larga de Estados Unidos: Estados Unidos y Vietnam, 1950-1975. Cuarta ed revisada. Nueva York: McGraw Hill, 2002.

LaFeber, Walter. La apuesta mortal: LBJ, Vietnam y las elecciones de 1968. Lanham, MD: Rowman y Littlefield, 2005.

Schmitz, David. La ofensiva del Tet: política, guerra y opinión pública. Lanham, MD: Rowman y Littlefield, 2005.

Spector, Ronald H. Después de Tet: el año más sangriento de Vietnam. Nueva York: Vintage, 1993.

Joven, Marilyn B. Las guerras de Vietnam, 1945-1990. Nueva York: HarperCollins, 1991


Leyendas de America

Andrew Johnson por Bingham & amp Dodd, 1866

Andrew Johnson fue el decimoséptimo presidente de los Estados Unidos, luego del asesinato del presidente Abraham Lincoln. Johnson presidió la era de la Reconstrucción en los cuatro años posteriores a la Guerra Civil. Su posición a favor del sur blanco fue objeto de un fuerte ataque político y sus vetos a los proyectos de ley de derechos civiles lo involucraron en una amarga disputa con los republicanos radicales, lo que finalmente lo convirtió en el primer presidente en ser acusado, aunque fue declarado inocente.

Nacido en Raleigh, Carolina del Norte de Jacob y Mary McDonough Johnson, su padre murió cuando él tenía tres años, dejando a la familia en la pobreza. Su madre comenzó a trabajar hilando y tejiendo para mantener a la familia y luego se volvió a casar. No recibió educación formal y cuando era un joven adolescente, su madre lo ató como aprendiz de sastre en Laurens, Carolina del Sur. De alguna manera, el niño aprendió a leer y escribir por sí mismo. Aproximadamente a los 16 años, dejó el aprendizaje y se escapó con su hermano a Greeneville, Tennessee, donde encontró trabajo como sastre. Más tarde, abrió su propia sastrería y se casó con Eliza McCardle en 1827 a la edad de 19 años y los dos eventualmente tendrían cinco hijos. Su esposa, Eliza, le enseñó aritmética hasta álgebra básica y le enseñó a mejorar su alfabetización y escritura.

Mientras estaba en Greenville, comenzó a participar en debates en la academia local y más tarde organizó un partido de trabajadores que lo eligió como concejal en 1829. Ocupó este cargo hasta que fue elegido alcalde de Greenville en 1833. Solo dos años después, fue elegido miembro de la Cámara de Representantes de Tennessee, pero después de cumplir solo un mandato, fue derrotado para la reelección.

Montañeros de Tennessee por Keystone View Company.

Luego se convirtió en portavoz de los granjeros y montañeros contra las familias de la élite plantadora más ricas, pero menos numerosas, que habían tenido el control político en Tennessee. En 1839, fue elegido nuevamente para la Cámara de Tennessee y fue elegido para el Senado de Tennessee en 1841. En 1843, fue elegido como Representante de los Estados Unidos, defendiendo el proyecto de ley de & # 8220 una granja gratuita para los pobres & # 8221, en la que las granjas ser entregado a los agricultores sin tierra. Serviría como representante de los Estados Unidos durante cinco mandatos hasta 1853 cuando fue elegido gobernador de Tennessee.

Durante la crisis de la secesión, Johnson permaneció en el Senado incluso cuando Tennessee se separó, lo que lo convirtió en un héroe en el norte y un traidor a los ojos de la mayoría de los sureños. En 1862, el presidente Abraham Lincoln lo nombró gobernador militar de Tennessee, y Johnson utilizó el estado como laboratorio para la reconstrucción. En 1864, Johnson obtuvo el segundo lugar en la lista republicana, en parte para recompensarlo por su fidelidad a la causa de la Unión en el estado secesionista de Tennessee, y en parte para salvar al Partido Republicano del reproche de ser llamado & # 8220sectional & # 8221. en volver a elegir a sus dos candidatos de los estados del norte, como lo había hecho en 1856 y 1860.

Con el asesinato de Abraham Lincoln en abril de 1865, la presidencia recayó sobre el anticuado demócrata sureño, quien, aunque había apoyado la abolición, no era un defensor de los derechos de los negros. En su contra estaban los republicanos radicales en el Congreso, brillantemente dirigidos y despiadados en sus tácticas. Johnson no era rival para ellos.

Reconstrucción del Sur

Mucho antes del final de la Guerra Civil, el presidente Abraham Lincoln había presentado un plan de reconstrucción basado en la teoría de que no los estados mismos, sino combinaciones de individuos en los estados, demasiado poderosos para ser tratados por el proceso ordinario de los tribunales. , se había resistido a la autoridad de los Estados Unidos. Por lo tanto, había acogido y alimentado todas las manifestaciones de lealtad en los estados del sur. Había reconocido a los representantes de la pequeña población unionista de Virginia, reunidos en Alejandría dentro de las líneas federales, como el verdadero gobierno del estado. Inmediatamente había establecido un gobierno militar en Tennessee sobre el éxito de las armas de la Unión allí en la primavera de 1862. Había declarado, mediante una proclamación en diciembre de 1863, que tan pronto como el 10% de los votantes en cualquiera de los estados separados Formar un gobierno leal y aceptar la legislación del Congreso en materia de esclavitud, reconocería ese gobierno como legal. Y, de hecho, esos gobiernos se habían establecido en Tennessee, Arkansas y Luisiana. Sin embargo, Lincoln no había llegado a un acuerdo con el Congreso en cuanto al método final de restaurar los estados del sur a su lugar en la Unión. Esa pregunta esperó hasta el final de la guerra, y la terrible pena es que cuando llegó, Abraham Lincoln ya no estaba vivo.

Durante el verano y el otoño de 1865, cuando el Congreso no estaba en sesión, el presidente Andrew Johnson procedió a aplicar el plan de Lincoln a los estados del Sur, como si se hubiera decidido definitivamente que el Congreso no participaría en su reconstrucción. . Nombró gobernadores militares en Carolina del Norte y del Sur, Georgia, Florida, Alabama, Mississippi y Texas. Ordenó la celebración de convenciones en esos estados, que derogaron las ordenanzas de secesión y redactaron nuevas constituciones. Se eligieron funcionarios estatales y se eligieron Legislaturas, que repudiaron las deudas contraídas durante la guerra (excepto en Carolina del Sur) y ratificaron la Decimotercera Enmienda que abolía la esclavitud (excepto en Mississippi). Cuando el Congreso se reunió en diciembre de 1865, los senadores y representantes de los estados del sur, que unos meses antes se habían rebelado contra la autoridad de los Estados Unidos, esperaban a las puertas del Capitolio la admisión a sus asientos.

El presidente Andrew Johnson perdona a los rebeldes en la Casa Blanca en 1865 por Stanley Fox

By the time Congress met in December 1865, most southern states were reconstructed and slavery was being abolished however, “black codes” to regulate the freedmen were beginning to appear. Radical Republicans in Congress moved vigorously to change Johnson’s program. They gained the support of northerners who were dismayed to see Southerners keeping many prewar leaders and imposing many prewar restrictions upon the blacks.

The Radicals’ first step was to refuse to seat any Senator or Representative from the old Confederacy. Next, they passed measures dealing with the former slaves but, Johnson vetoed the legislation. The Radicals mustered enough votes in Congress to pass legislation over his veto — the first time that Congress had overridden a President on an important bill. They passed the Civil Rights Act of 1866, which established African-Americans as American citizens and forbade discrimination against them. A few months later Congress submitted to the states the Fourteenth Amendment, which specified that no state should “deprive any person of life, liberty, or property, without due process of law.”

All the former Confederate States except Tennessee refused to ratify the amendment further and there were two bloody race riots in the South. Speaking in the Middle West, Johnson faced hostile audiences. The Radical Republicans won an overwhelming victory in Congressional elections that fall.

In March 1867, the Radicals affected their own plan of Reconstruction, again placing southern states under military rule. They passed laws placing restrictions upon the President. When Johnson allegedly violated one of these, the Tenure of Office Act, by dismissing Secretary of War Edwin M. Stanton, the House voted eleven articles of impeachment against him on February 24, 1868. This made Johnson the first sitting U.S. President to be impeached, however, he was tried by the Senate starting on March 5, 1868, and acquitted on May 16. The final vote was 35 “guilty” and 19 “not guilty”, one vote shy of the two-thirds majority needed.

Johnson did not run for re-election as president in 1868, rather, he ran as a senate candidate from Tennessee. His bid was unsuccessful, as well as his bid for the House of Representatives in 1872. However, in 1874, he was elected to the U.S. Senate and served until his death of a stroke on July 31, 1875. He is buried at the Andrew Johnson National Cemetery in Greeneville, Tennessee.

Compiled and edited by Kathy Weiser/Legends of America, updated October 2019.

Andrew Johnson’s death by Currier & Ives, 1875.

The Era of Reconstruction – How Johnson’s sympathetic policies to the South caused greater harm and delayed civil rights and the healing of the nation.


Ron Johnson Says He May Not Run for Re-Election in Wisconsin

The Republican map looks favorable in 2022. And in normal years, the party that doesn’t hold the White House typically does well in the mid-terms election. So the GOP has high hopes for their chances to retake power in two years.

But a number of Republicans won’t be along for the ride. On Monday, Ohio’s Rob Portman announced that he will not be running in 2022. He joins Pennsylvania’s Pat Toomey and North Carolina’s Richard Burr.

Democrats are licking their chops at these opportunities. Ohio has gone strong for Trump recently, but Democrat Sherrod Brown is one of the state’s senators. Pennsylvania went for Biden in 2020 and while North Carolina went for Trump in 2020, the state elected Democratic governor Roy Cooper in 2016.

Today, another Republican senator in a purple state said that he might join Toomey, Burr and Portman. Wisconsin’s Ron Johnson didn’t commit to running for office in 2022.

Politico’s Andrew Desiderio tweeted on Monday night, “ Ron Johnson still undecided on whether to seek re-election in 2022, he tells me.”

Ron Johnson still undecided on whether to seek re-election in 2022, he tells me

&mdash Andrew Desiderio (@AndrewDesiderio) January 25, 2021

Johnson has been somewhat of a controversial lawmaker throughout the Trump years. He was voted into office in 2010 with the backing of the Tea Party.

He has been a huge supporter of the president and pushed for investigations into Burisma and Hunter Biden.

The Biden campaign responded to Johnson’s action, saying at the time “ Senator Johnson should be working overtime to save American lives and jobs — but instead, he’s wasting taxpayer dollars on a blatantly dishonest attempt to help Donald Trump get reelected.”


Andrew Johnson and Reconstruction

"...there is no such thing as reconstruction. These States have not gone out of the Union, therefore reconstruction is unnecessary. I do not mean to treat them as inchoate States, but merely as existing under a temporary suspension of their government, provided always they elect loyal men. The doctrine of coercion to preserve a State in the Union has been vindicated by the people. It is the province of the Executive to see that the will of the people is carried out in the rehabilitation of the rebellious States, once more under the authority as well as the protection of the Union." Andrew Johnson

A political cartoon referencing Reconstruction - Columbia says: Now, Andy, I wish you and your boys would hurry up that job, because I want to use that kettle right away. You are all talking too much about it.

Reconstruction or Restoration?


Following the Union victory in the Civil War, the nation faced the uncertainty of what would happen next. Two major questions arose. Were the Confederate states still part of the Union, or, by seceding, did they need to reapply for statehood with new standards for admission?

Andrew Johnson's view, as stated above, was that the war had been fought to preserve the Union. He formulated a lenient plan, based on Lincoln's earlier 10% plan, to allow the Southern states to begin holding elections and sending representatives back to Washington.

His amnesty proclamations, however, emboldened former Confederate leaders to regain their former seats of power in local and national governments, fueling tensions with freedmen in the South and Republican lawmakers in the North.

Healy image of Lincoln

Altogether, several variations of Reconstruction arose:

The Proclamation of Amnesty and Reconstruction, or Lincoln's Ten Percent Plan

As Union troops took control of areas of the South, Lincoln implemented this war-time measure to re-establish state governments. It was put forth in hopes that it would give incentive to shorten the war and strengthen his emancipation goals, since it promised to protect private property, not including slaves.

At its core, the plan stated that when 10% of the 1860 voters from a state had taken an oath of allegiance to the U.S. and pledged to abide by emancipation, voters could then elect delegates to draft new state constitutions and establish state governments. Most Southerners, excepting high-ranking Confederate army officers and government officials, would be granted a full pardon.

This plan would serve as a platform for whatever post-war reconstruction would be developed.

The Wade-Davis Agreement, or Congress's Response to the Ten Percent Plan

Congress felt that Lincoln's measures would allow the South to maintain life as it had before the war. Their measure required a majority in former Confederate states to take an Ironclad Oath, which essentially said that they had never in the past supported the Confederacy. The bill passed both houses of Congress on July 2, 1864, but Lincoln pocket vetoed it, and it never took effect.

In the brief period before Lincoln's death, political cartoons surmised how the "rail-splitter" president and "tailor" vice-president might put the country back together again.

Johnson's May 29, 1865 Amnesty Proclamation

Presidential "Restoration," or Andrew Johnson's Plan for Reconstruction

Following Abraham Lincoln's death, President Andrew Johnson based his reconstruction plan on Lincoln's earlier measure. Johnson's plan also called for loyalty from ten percent of the men who had voted in the 1860 election. In addition, the plan called for granting amnesty and returning people's property if they pledged to be loyal to the United States.

The Confederate states would be required to uphold the 13th Amendment, which abolished slavery swear loyalty to the Union and pay off their war debt. Then they could re-write their state constitutions, hold elections, and begin sending representatives to Washington.

Under the plan, Confederate leaders would have to apply directly to President Johnson in order to request pardon. Johnson issued over 13,000 pardons during his administration, and he passed several amnesty proclamations. The last one, issued Christmas Day 1868, granted sweeping pardons to former Confederates, including former Confederate President Jefferson Davis.

Frank Leslie's Illustrated Newspapers lampooned the standoff between the President and Congress:

A.J. (Driver of Engine "President") - "Look here! One of us has got to back!"
Thaddeus (Driver of Engine "Congress") - "Well it ain't me that's going to do it! You bet!"

Congressional Reconstruction, or the Military Reconstruction Acts

Passed on March 2nd, 1867, the first Military Reconstruction Act divided the ex-Confederate states into five military districts and placed them under martial law with Union Generals governing. The act also directed that former Southern states seeking to reenter the Union must ratify the 14th Amendment to the Constitution to be considered for readmission. The 14th Amendment granted individuals born in the United States their citizenship, including nearly 4 million freedmen.

The amendment specifically disenfranchised ex-Confederates, barring them from the ballot box. The Constitution states, "Whoever, owing allegiance to the United States, levies war against them or adheres to their enemies, giving them aid and comfort within the United States or elsewhere, is guilty of treason." At the time, their actions were viewed as treasonous. The Confederate States of America's leadership lost their right to vote because they lost their citizenship by committing treason.

The Military Reconstruction Act also protected the voting rights and physical safety of African Americans exercising their rights as citizens of the United States.

The Outcome

Andrew Johnson and Congress were unable to agree on a plan for restoring the ravaged country following the Civil War. There was a marked difference between Congressional Reconstruction - outlined in the first, second, and third Military Reconstruction Acts - and Andrew Johnson's plan for Presidential Restoration (North Carolina's plan shown here).

In the midst of it all was the human aspect.

The Bureau of Refugees, Freedmen, and Abandoned Lands, often referred to as the Freedmen's Bureau, was established by the War Department on March 3rd, 1865. The Bureau supervised relief and educational activities for refugees and freedmen, including issuance of food, clothing, and medicine. The Bureau also assumed custody of confiscated lands or property in the former Confederate States, border states, District of Columbia, and Indian Territory.

Backlash occurred in the South in the form of the Black Codes. Passed in 1865 and 1866 in Southern states after the Civil War, these Codes severely restricted the new-found freedoms of the formerly enslaved people, and it forced them to work for low or no wages.

Crippling poverty, vast wealth, rampant rumors, fear of insurrection on all levels, assassination, trials - this was the country that all three branches of the Federal government inherited after the war.

The Congressional Plan of Reconstruction was ultimately adopted, and it did not officially end until 1877, when Union troops were pulled out of the South. This withdrawal caused a reversal of many of the tenuous advances made in equality, and many of the issues surrounding Reconstruction are still a part of society today.


2. The GOP is fully, totally aligned with Trump

No Republicans in the House and only one in the Senate (Romney) voted for Trump&rsquos impeachment or removal. Influential voices in the party, such as GOP governors and Fox News anchors, stood by him throughout the process. Fewer than 10 percent of Republican voters support the president&rsquos removal. Other than Sens. Lamar Alexander of Tennessee and Romney, there were few prominent GOP voices who stated unequivocally that it was inappropriate for the president and his team to give any suggestion to Ukraine that U.S. aid would be tied to an investigation of the Bidens.

For some Republicans, this loyalty to Trump contradicts one of the core goals of most politicians: winning reelection. Sen. Cory Gardner of Colorado, for example, is up for reelection in November in a Democratic-leaning state where Trump is not particularly popular.

But Gardner and other senators seeking to retain seats Democrats are targeting this November, such as Susan Collins of Maine and Martha McSally of Arizona, may have played the politics of impeachment smartly. In a party where loyalty to Trump is highly valued, creating any real distance between you and the president may cost you Republican votes that you absolutely must have to win. And there&rsquos no real guarantee that you&rsquod pick up independent or Democratic votes in the bargain. In fact, given current levels of negative partisanship &mdash where supporters of one party hate the other party more than they like their own &mdash picking up support from anti-Trump voters seems highly unlikely.


Could Trump Lose the Republican Nomination? Here's the History of Primary Challenges to Incumbent Presidents

F rom the very beginning of his presidency, Donald Trump has never really left “campaign mode” &mdash but as the next election gets closer, that approach has turned into a more concrete play for victory in 2020. But Trump is not alone. He has challengers in the 2020 Republican primary, most notably, former Massachusetts Governor Bill Weld, former South Carolina congressman Mark Sanford and former Illinois congressman Joe Walsh.

This campaign is the first time an incumbent president has faced a challenger with name recognition within his own party since 1992, when Republican president George H.W. Bush faced a challenge from more conservative Pat Buchanan &mdash but that wasn’t the only time a sitting President has had to fight for his spot on the ballot.

Before primary elections became the dominant way to pick a nominee, party leaders were more able to either shut down challengers or smoothly pass the nomination to someone else. Notably, four incumbents who were denied the nomination in the 19th century &mdash John Tyler, Andrew Johnson and Chester A. Arthur &mdash had been Vice Presidents who rose to the Presidency following the deaths of their predecessors, perhaps suggesting they’d never won their parties’ full support in the first place.

Both Tyler and Fillmore, who were Whig Party presidents, were denied the nomination because the political battles surrounding slavery: Tyler in 1844, over the annexation of Texas, which he supported but which would upset the balance of free and slave states Fillmore in 1852 over his support of the Fugitive Slave Act. (Democratic President Franklin Pierce, who ended up winning the 1852 election, also lost his party’s nomination after one term, as many Northern Democrats felt his support for the Kansas-Nebraska Act was too conciliatory to pro-slavery Southerners.) Johnson was the first president to be impeached, in February 1868, so he didn’t get either party’s nomination. And Arthur, who succeeded President James Garfield, was denied the 1884 Republican nomination, though he didn’t actively seek it because he was suffering from kidney disease.

Some of the first primaries were held in 1912. Barbara A. Perry, the Director of Presidential Studies at the University of Virginia’s Miller Center of Public Affairs, who spoke to TIME as part of a presidential-history partnership between TIME History and the Miller Center, points out that those 1912 primaries were products of the progressive-era populist movement, as former President Teddy Roosevelt unsuccessfully tried to unseat incumbent President William Taft by forming the Progressive Party, also known as the Bull Moose Party.

Even after that period, not all primaries can be evaluated the same way. In fact, the system in use today is only about 50 years old. Candidates didn’t usually have to compete in all of the primaries until party reforms in the early 1970s made primaries (rather than party leaders) key to determining who gets the nomination.

“New rules make it easier for anyone to run,” says Hans Noel, professor of Government at Georgetown University and co-author of The Party Decides: Presidential Nominations Before and After Reform, “but also created more need for informal pressure for making sure things don&rsquot go awry.”


Ver el vídeo: Sidewalk Official Version